sábado, 22 de septiembre de 2012

MUSGOS Y LÍQUENES

Sencillos y muchas veces desapercibidos,  proliferan en las umbrías del paraje tapizando y creando suelo para otras especies vegetales.




Indicativos de la pureza del aire, aparecen de varias formas y colores. Algunos se aferran a las rocas como lapas, de ahí el nombre de líquenes crustáceo.




Casi alertagados durante el verano, estos líquenes arborescentes parecen revivir tras un chaparrón.




Su humilde aspecto esconde un micromundo de formas y colores.






Saturados de color son pura psicodelia.


¡Disfruta tu paseo!